Manga Orgánica

Manga Orgánica


Managa Ecológica
La forma de la manga no es tan redondeada como la del mango (con su hueso interno pasa igual), su pulpa es (todavía) más carnosa y no tiene hebras.

 

Poca gente conoce a esta fruta tropical… a pesar de que los seres humanos llevamos cultivándola desde hace más de seis mil años. Parece un mango, pero no es lo mismo, sino una variedad adaptada a otro clima. ¿En qué se diferencian?

 

La principal diferencia es su color de piel. Mientras el mango se caracteriza por tonos rojizos, la manga ofrece tonalidades verdosas. Además, la forma de la manga no es tan redondeada como la del mango (con su hueso interno pasa igual), su pulpa es (todavía) más carnosa y no tiene hebras.

Como todas las frutas tropicales, la manga tiene unas propiedades nutricionales muy destacables:

Calcio.
Fósforo.
Vitaminas B1, B2 y C.

Uno de los usos más recomendados de la manga es para combatir la bronquitis. También es buena para superar la fatiga, contener el insomnio y controlar la acidez estomacal. Aunque tal vez sea más conocida porque está reconocida como una fruta que depura nuestro organismo…

Si has probado el mango seguro que su “prima” la manga no te decepciona.